Excelencia de servicio, proximidad y confianza

La oportunidad y el reto del mecanismo de recuperación

La oportunidad y el reto del mecanismo de recuperación

02/11/2020

La Unión Europea ha estado a la altura del reto que ha supuesto la COVID-19 con el diseño y próxima puesta en marcha del Mecanismo de Recuperación y Resiliencia.

Ante una situación excepcional, una respuesta excepcional. Tanto por el importe máximo que se pondrá a disposición de los Estados miembros (750.000 millones de Euros) como por el modo en que se financiará, mediante la emisión de deuda de la propia Unión Europea.

Ahora nos toca a nosotros. España y Baleares deben estar también a la altura y aprovechar del mejor modo posible los 140.000 millones de euros a los que podremos tener acceso.

Hay que aprovecharlos en su totalidad, por supuesto, y del modo más inteligente, creativo y eficaz para que esos fondos no solo sean una potente inyección de adrenalina en las venas de la economía española, sino que sirvan también para forjar las bases de su evolución en la próxima década. Mientras se está cerrando la definición del Mecanismo a nivel europeo (hay que recordar que el Consejo y el Parlamento Europeo no han aprobado todavía el Reglamento que dará vida jurídica al Mecanismo) el presidente del Gobierno presentó el pasado día 7 de octubre el Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia de la economía española.

 

Y aquí la oportunidad se convierte en reto

En principio, el Reino de España deberá presentar formalmente la versión final de su Plan en el primer trimestre de 2021. El Plan será evaluado por la Comisión en un plazo actualmente previsto de cuatro meses y una vez considerados elegibles sus proyectos éstos deberán implementarse. De acuerdo con el borrador del Reglamento del Mecanismo, el grueso de los fondos que reciba cada Estado miembro deberá aplicarse durante los años 2021 a 2023. En la práctica, esa aplicación supondrá el otorgamiento de subvenciones y préstamos a empresas para el desarrollo de los proyectos elegidos y la adjudicación de contratos públicos con el mismo fin.

De este modo, en pocos meses el Gobierno español deberá diseñar y seleccionar proyectos que integren su Plan y que cumplan con los criterios de elegibilidad. Y una vez elegidos, las Administraciones españolas competentes para la aplicación de los fondos deberán ser capaces de adjudicar las subvenciones, préstamos o contratos públicos en que finalmente se concreten esos proyectos para que la mayor parte del desembolso de los fondos pueda hacerse en los tres próximos años.

Será necesario que todas las Administraciones hagan un tremendo esfuerzo organizativo en ambas fases, la de elaboración del Plan y su posterior implementación mediante la tramitación de los numerosos procedimientos de otorgamiento de ayudas y subvenciones y de contratación pública, por ejemplo. Deberían ser capaces de externalizar aquellas funciones materiales que les permitan tramitar con la mayor agilidad y de emplear eficientemente todos sus medios personales y organizativos.

Hará falta aprovechar al máximo figuras legales existentes, como las concesiones y otras fórmulas de colaboración público-privada, la iniciativa privada en su promoción o el diálogo competitivo para permitir a las empresas que colaboren en la concepción y elaboración de los proyectos, así como completar la financiación pública con la capacidad financiera del sector privado. Hará falta una potente labor de coordinación de la Administración estatal con el resto de las Administraciones y con los agentes económicos y sociales. Y harán falta reformas legales, principalmente en el ámbito de las subvenciones, la tramitación ambiental de proyectos y la contratación pública, que tengan en cuenta que una situación excepcional requiere soluciones a medida e imaginativas. Todos tenemos que estar a la altura.

En Baleares, los Cercle d’Economia de Mallorca y de Menorca han impulsado con otros organismos la mesa “económico estratégica” y grupos de trabajo del llamado “Pacto de Reactivación”; el Govern ya ha anunciado diversos proyectos en materia de transporte, en materia de recuperación de zonas turísticas maduras, en materia de biotecnología y en materia de agua. Para ello hará falta unidad y consenso: el mecanismo europeo nos compromete a todos y nos llama a todos para que cada uno dé lo mejor de sí. Confío que todos estemos a la altura del desafio histórico que nos ha tocado vivir.   

 

Javier Blas
ILLESLEX

 

 

Para obtener información adicional sobre el contenido de este documento puede dirigirse a ILLESLEX en info@illeslex.com

 

 

©2020 ILLESLEX  |  Todos los derechos reservados.
Este documento es una recopilación de información jurídica elaborado por ILLESLEX. La información o comentarios que se incluyen en él no constituyen asesoramiento jurídico alguno. Los derechos de propiedad intelectual sobre este documento son titularidad de ILLESLEX. Queda prohibida la reproducción en cualquier medio así como la distribución, la cesión y cualquier otro tipo de utilización de este documento, ya sea en su totalidad, ya sea en forma extractada, sin la previa autorización de ILLESLEX.

 

< Volver

Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Más informaciónX Cerrar

E-mail