Comprometidos con la satisfacción de nuestros clientes

Crowdlending | Una nueva forma de financiación e inversión

Crowdlending |  Una nueva forma de financiación e inversión

12/03/2018

El término crowdlending es un vocablo inglés cuya traducción sería préstamo (lending) y colectivo (crowd), es decir un colectivo de personas realiza pequeñas aportaciones a una empresa que precisa de financiación la cual se obliga a la devolución del préstamo más un % de interés.

El crowdlending es una variante del crowdfunding y aunque es la menos conocida es la que mayor porcentaje supone dentro la captación de fondos entre colectivos, aproximadamente el 75%. En el siguiente cuadro se identifican las diversas clases de crowdfunding :

 

Denominación

Donation Crowdfunding

Equity Crowdfunding

Crowdlending


Financiador
 

Donante

Inversor

Prestamista

Contraprestación

Satisfacción

Acciones Participaciones

Devolución del préstamo + intereses

Destino de los fondos

Causas sociales

Startups
Capital Semilla

Préstamos a Pymes

 

 

 

 

 

 

 

 

 

A raíz de la crisis financiera del año 2007 que produjo una restricción del crédito sin precedentes a nivel mundial aparecieron, primero en Estados Unidos y luego en Reino Unido y resto de Europa, una nueva figura de financiación que apoyándose en el avance las nuevas tecnologías ha permitido a numerosas pymes encontrar una alternativa a la financiación bancaria tradicional, que hace que el crowdlending sea economía colaborativa y también sea fintech.

En una operación de crowdlending podemos distinguir 3 intervinientes:

 

1.- El Promotor: Es el solicitante del préstamo y el que debe aportar la documentación necesaria que permita analizar su solvencia y capacidad de repago del préstamo más sus intereses. Asimismo también debe explicar el proyecto al que se van a destinar los fondos solicitados.

Las principales ventajas para la empresa que utiliza el crowdlending como forma de obtener fondos para sus proyectos es que diversifica sus fuentes de financiación, no agotando sus líneas de crédito bancarias, los tipos de financiación son competitivos en comparación con los que pudiera obtener de las entidades financieras y al tratarse de una deuda privada no consume CIRBE.

 

2.- Los Inversores: Son las personas que invierten el proyecto, tienen acceso a toda la información referente al mismo y delegan en la plataforma su representación. Los inversores prestan el dinero al promotor a través de la plataforma, el cual será devuelto por el promotor más un tipo de interés bastante superior al actualmente ofrecido por las entidades financieras aunque no existe ningún Fondo de Garantía del Estado (hasta 100.000 €) que asegure la devolución de los importes invertidos.

No obstante la Ley 5/2015 protege al inversor minorista no profesional limitando la inversión hasta 3.000 € por proyecto y 10.000 € anuales en el conjunto de todas las plataformas.

Las ventajas que obtiene el inversor con este nuevo modelo de inversión es que obtiene una alta rentabilidad con riesgos limitados. Los tipos de interés son fijos y los plazos normalmente son inferiores al año, permitiendo diversificar el riesgo de su cartera de inversión ya que es el inversor quien decide en qué proyecto desea invertir, pudiéndolo hacer en cantidades pequeñas y con la comodidad que supone la gestión a través de una plataforma on-line.

 

3.- La Plataforma: Es quien pone en contacto a promotores e inversores, es la pieza clave dentro del crowdlending ya que es la que tiene que dar la seguridad en todo el proceso dando especial protección al inversor minorista.

El régimen jurídico de estas plataformas se regula en la Ley 5/2012 de Fomento de la Financiación Empresarial y están supervisadas por la CNMV con la colaboración del Banco de España. A parte de los requisitos legales de constitución y supervisión de estas Plataformas de Financiación Participativa (PFP) reguladas en la anteriormente mencionada Ley 5/2012 su función principal, es analizar con rigurosos criterios de riesgos, al promotor y su proyecto, asignarles un rating(normalmente una letra entre la A y la E) que determina el tipo de interés que el promotor deberá pagar a los inversores. Dirigir el proceso de suscripción y dar la máxima publicidad al proyecto para alcanzar el importe solicitado por el promotor y una vez conseguidos los fondos firmar el préstamo con el promotor en representación de los inversores para posteriormente realizar la administración del préstamo gestionando los cobros del promotor y pagos a los inversores e incluso realizar las gestiones de recobro en vía amistosa, en caso de impagos por parte del promotor. En ningún caso la plataforma asume riesgo alguno en las operaciones.

Actualmente existen en España 23 Plataformas de Financiación Participativa, la mayoría constituidas en los dos últimos años, lo que pone de manifiesto la fuerza que está tomando el crowdlending como alternativa de financiación para las empresas y de inversión para los particulares dentro de una economía que gracias a avanzadas tecnologías cada vez necesita menos intermediarios para perfeccionar las transacciones ya sean de índole comercial o financiero.

 

 

 Ramón Delgado Plaza
 Economista Illeslex

 

< Volver

Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Más informaciónX Cerrar

E-mail